jueves, 26 de febrero de 2015

04. El proceso de transmisión del conocimiento científico y su comunicación

Cadena documental del conocimiento científico
La Cadena Documental del Conocimiento Científico, también denominada Proceso de Transmisión del Conocimiento Científico, establece como actor principal al científico investigador que inicia sus investigaciones planteando el método científico para aprehender un objeto de estudio, problema científico o fenómeno. El objeto de estudio, puede tener su origen en la innovación de nuevas teorías o hipótesis de investigaciones anteriores, ser el resultado de la necesidad de buscar una solución ante un problema acuciante (para el que se requiere una solución científica), la necesidad de ampliar los conocimientos existentes o la ampliación de los estudios de casos, la recopilación bibliográfico-documental sobre un objeto de estudio, la revisión de los conocimientos existentes, o el desarrollo de nuevas herramientas, instrumentos o procedimientos para mejorar la eficiencia o el rendimiento en relación al objeto de estudio. 

Esquema del proceso de transmisión del conocimiento científico

Como se acaba de indicar, todo objeto de estudio se somete a la metodología científica, identificando los objetivos de la investigación, cómo, qué, cuándo se va a observar y para qué se va a utilizar la información obtenida. Se produce un proceso de Observación y Documentación que en primera instancia, ayuda al investigador a formar una idea lo más exacta posible en relación a su objeto de estudio. La obtención de artículos científicos, monografías y otros documentos, ayuda a clasificar el conocimiento existente, determinar el ámbito de aplicación (Teórico/Práctico) y sus herramientas e instrumentos, para elaborar un plan de trabajo, prueba y experimentación. En este sentido las investigaciones precedentes, permiten construir el Conocimiento Científico por el principio de Acumulación o lo que es lo mismo, el capítulo referido al Estado de la Cuestión. De esta forma, definido el objeto, obtenidas las fuentes de información y la documentación necesaria, así como el plan de investigación y estado de la cuestión, se procede a su desarrollo, observación, experimentación, discusión de las pruebas y resultados obtenidos, hasta que finalmente se cumplen los principios de reproducibilidad, repetibilidad y falsabilidad, condiciones indicativas de que el conocimiento científico puede ser narrado, compuesto y expresado adecuadamente en forma de Tesis Doctoral o Artículo científico. Las formas que puede adquirir el conocimiento científico son 1) Estudios Teóricos, 2) Estudios Bibliográfico-Documentales, 3) Estudios Prácticos, pudiéndose encontrar estudios que combinen todas las formas. 

  • Los Estudios Teóricos demuestran experiencias objetivas y cuantificadas, hechos probados o verificados, realizan una evaluación de y valoración de los resultados y proponen nuevas líneas de investigación e hipótesis. Todo estudio teórico científico viene acompañado del aparato crítico que proporciona la argumentación y las referencias bibliográficas necesarias para basar la investigación actual en la precedente. Por tanto un estudio teórico está directamente relacionado con el estudio bibliográfico.
  • Los Estudios Bibliográfico-Documentales, implican una investigación bibliográfica sobre un objeto de estudio, atendiendo a la organización temática de los recursos documentales y las fuentes de información.
  • Los Estudios Prácticos, corresponden al grupo de investigaciones dedicadas a la experimentación, al uso de instrumentos y herramientas de medición, demostración o test. También se consideran estudios prácticos, aquellos que tienen por objeto el estudio, desarrollo y diseño de tales instrumentos y herramientas.

Cuando el trabajo de investigación ha sido concluido, debe ser evaluado por la Comunidad Científica. Esto implica un proceso de evaluación, análisis de la investigación, puesta en común y valoración. En todo caso, la comunidad de investigadores determina qué valores de investigación y conocimientos se han podido obtener. Esto implica la evaluación de la investigación de acuerdo a su valor cualitativo, cuantitativo, informacional, académico, documental, primario original, secundario referencial, práctico, tecnológico, industrial, aplicado y económico.

Cuando la investigación es validada, se produce un flujo de transferencia y transmisión del conocimiento científico, conocido como Comunicación Científica. Este tipo de comunicación se articula en torno a instituciones de tipo académico (Universidades), entidades privadas vinculadas a la investigación (Grupos editoriales, Empresas de comunicación, Academias y Asociaciones) y centros de investigación (CSIC, MIT, MPG Max Plack, VINITI, INIST, CERN). Este flujo de información científica se orienta en el desarrollo de diversos tipos de documentos primarios (Tesis, Tesinas, Investigaciones académicas, Artículos en revistas científicas, Monografías, Manuales de investigación, Volúmenes divulgativos, publicaciones electrónicas, portales de información científica, patentes, modelos de utilidad, informes científico-técnicos, actas de congresos, separatas, pre-prints, e-prints, ensayos científicos), documentos secundarios (bases de datos de artículos o tesis o investigaciones a texto completo, obras enciclopédicas, catálogos bibliográficos especializados, índices de impacto, índices de citas, boletines de sumarios, boletines de resúmenes, canales de agregación de contenidos especializados), documentos terciarios (Repertorios de índices, bases de datos de catálogos, bases de datos de publicaciones, Reviews o revisiones del conocimiento científico) y documentos complementarios (herramientas, instrumentos, programas informáticos, software de investigación, código fuente).

Una vez producida la documentación científica, se requiere de un proceso de difusión científica, que permita hacer llegar a todos los investigadores del área de conocimiento los nuevos descubrimientos e investigaciones efectuadas. Esta tarea recae en los autores de la investigación, en las revistas científicas en las que se publica el estudio y en las instituciones que dan cobertura a los investigadores. Además los centros de información y documentación como bibliotecas especializadas y centros de documentación científica, se encargan de realizar un proceso de tratamiento documental de la documentación, para su correcto registro y redifusión a los usuarios directos e indirectos a través de servicios de referencia, dossieres, servicios de alerta y difusión selectiva de la información.

Pero el proceso de redifusión de la información, así como la selección en virtud de las necesidades del usuario, implica un conocimiento específico de sus características. Es por ello que los destinatarios del conocimiento científico fueran definidos (GUINCHAT, C.; MENAU, M. 1990) en distintos grupos:
  • Estudiantes. Actitud de aprendizaje - Necesidad de información divulgativa - Manuales y monografías.
  • Investigadores. Actitud de innovación y creación - Necesidad de información científica exhaustiva - Artículos en revistas científicas.
  • Personal técnico. Actitud de interpretación, fabricación, confección, elaboración - Necesidad de información pertinente - Patentes, modelos de utilidad, informes científico-técnicos.
  • Planificadores, Administradores, Gestores. Actitud de toma de decisiones - Necesidad de información precisa, flujo de información constante, inmediatez - Alertas de información científica, vigilancia informacional, vigilancia tecnológica.
  • Profesores, Divulgadores. Actitud de divulgación. Necesidad de información sintetizada y precisa. Monografías científicas y Artículos en revistas científicas.
  • Ciudadanos, Sociedad en general. Actitud de uso de la tecnología - Necesidad de información genérica. 

La información científica es transmitida a terceros investigadores que emplean diversos medios de búsqueda y recuperación de información, catálogos automatizados, bases de datos científicas, bancos de recursos de información científica para finalmente retroalimentar la cadena de la investigación. 


La comunicación científica
La comunicación científica es el proceso por el que se difunde el conocimiento científico a una serie de destinatarios (Estudiantes, Investigadores, Técnicos, Planificadores, Profesores, Sociedad) mediante una serie de canales o medios de transmisión de información adecuados a la actitud y necesidad de información correspondientes. 

La comunicación científica no es un fin, si no un medio para establecer nuevas vías de colaboración con otros investigadores, obtener nuevos puntos de vista y enfoques sobre el objeto de estudio y realizar nuevos estudios colectivos. En este sentido, la comunicación formal mediante ponencias, artículos y comunicaciones en congresos, (working papers), permite la creación de tales sinergias. También existe la comunicación informal, que no siempre queda registrada en un documento, como por ejemplo el Acta de un Congreso o Seminario Científico. Se trata de una comunicación más dinámica basada en exposiciones orales, clases magistrales, mailing, redes sociales de colaboración científica, que muy frecuentemente genera Colegios Invisibles

De todos los medios de comunicación científica, la Revista Científica es considerada el medio más eficaz y mejor controlado desde el punto de vista documental, debido a los siguientes factores:

  • Alto grado de especialización. Las revistas científicas se organizan en torno a áreas y categorías temáticas muy especializadas que cubren todos los objetos de investigación posibles. 
  • Calidad asegurada mediante la evaluación por pares. La calidad de las revistas científicas se asegura por medio de la evaluación por pares (Peer Review) que tiene por objeto la revisión del contenido, su rectificación, comprensión, mejora, aprobación o rechazo. Y por otra parte la calidad de la revista científica en si misma, mediante su presencia en los principales índices de impacto.
  • Alto grado de seguimiento. Las revistas científicas con mayor índice de impacto tienen un alto grado de seguimiento entre la comunidad científica, también debido a la disposición de servicios de alerta y filtrado de la información de acuerdo a los perfiles de suscripción. De esta forma se convierte en un medio muy eficaz para difundir los resultados derivados de la investigación científica.
  • Gran difusión de la información. La mayor parte de las revistas científicas disponen de canales de sindicación de contenidos que contienen las últimas novedades, artículos y autores que han publicado en la revista, junto a un breve resumen y el enlace directo al contenido completo. Esto ha permitido el desarrollo de agregadores de contenidos y sistemas de alerta y vigilancia informacional en base a perfiles y necesidades informativas.
  • Presencia en bases de datos científicas. Todas las revistas aspiran a ser indexadas en las principales bases de datos de información científica, mantenidas por las principales empresas del sector de la publicación científica. La presencia de una revista en este tipo de medios, implica un mayor prestigio, reconocimiento, difusión e incluso financiación. Para el usuario-investigador, la presencia de las revistas en las principales bases de datos científicas, le permiten un fácil acceso a más contenidos que potencialmente pueden resultar de interés.
  • Indexación y texto completo. Las revistas científicas pueden ser indexadas por los principales buscadores generalistas como académicos, así como por bases de datos científicas especializadas. Esto permite al usuario-investigador realizar búsquedas a texto completo sobre el contenido de los artículos disponibles en las revistas y mejorar su capacidad de discriminación.
  • Acceso abierto. Aunque no todas las revistas son de acceso abierto, existe una tendencia de creación de publicaciones periódicas científicas de libre acceso, cuyos contenidos pueden ser consultados y descargados a texto completo sin necesidad de suscripción. En estos casos las investigaciones científicas tienen un público objetivo aún más amplio. 


El aparato crítico
Común a los artículos de revistas científicas y a todo tipo de monografías, manuales y obras de referencia es el Aparato Crítico. Se define como el conjunto de elementos bibliográfico-argumentales que permiten justificar las afirmaciones, hipótesis, conclusiones y discusión de los resultados en una investigación científica. En este sentido, se considera aparato crítico a las notas a pie de página, las referencias bibliográficas y las citas bibliográficas.

Notas a pie de página. Las notas a pie de página son aclaraciones, justificaciones y razonamientos sobre un objeto, afirmación o idea del texto científico. Pueden estar acompañadas de la referencia o cita bibliográfica que justifica la argumentación del investigador en esa nota. Las notas a pie de página son muy comunes en cualquier trabajo de investigación y tienen como objetivo proporcionar una información precisa, exhaustiva y completa que no deje ninguna duda sobre el objeto analizado. 

Referencia bibliográfica. Es el conjunto de datos bibliográfico-identificativos de un documento de forma que pueda ser organizado de manera sistemática y citado en una publicación científica. La ubicación de las referencias bibliográficas suele ser en las notas a pie de página o fundamentalmente en los índices bibliográficos de los artículos y monografías. De hecho el conjunto de referencias bibliográficas de una investigación, componen una bibliografía especializada en el área de conocimiento abordada. Constituyen datos esenciales de la referenciación bibliográfica la identificación de la autoridad del documento, año de publicación, título y subtítulo, nombre de la revista o congreso en el que fue publicado, editorial, volumen, número de ejemplar, páginas consultadas y dirección web del recurso. 

Cita bibliográfica. La cita bibliográfica permite respetar la autoría de las ideas, afirmaciones y palabras textuales o no textuales de otros investigadores en una publicación científica. Hace posible que puedan establecerse lazos de unión con las investigaciones desarrolladas por otros autores, anteriormente, evitando plagios o duplicaciones y asegurando el enriquecimiento del conocimiento científico en el área de conocimiento específica. La cita bibliográfica permite identificar con los datos básicos del autor y la fecha de publicación de la obra citada, el documento referido en la bibliografía del trabajo de investigación, facilitando su recuperación y consulta, poniendo de manifiesto los documentos consultados por el investigador a lo largo de su trabajo.

Norma de citación ISO 690. El estilo de citación y referenciación bibliográfica básico es la Norma ISO 690 que tiene su origen en 1987. Especifica qué elementos mínimos (Autor, Fecha de publicación, Título, Subtítulo, Editorial, Revista, Institución, Volumen, Número, Paginación) deben ser incluidos en las referencias bibliográficas de los materiales publicados para su identificación unívoca. La norma de citación vigente es la versión ISO-690:2010, ISO-690:2013.

Estilos de citación. Partiendo del marco general ISO 690, las distintas Universidades, Sociedades Científicas, Editoriales y Consejos de Investigación desarrollan sus propios estilos de citación y referenciación. 

Principales estilos de citación - Guías oficiales
  • APA (American Psychological Association). Áreas de Comunicación, Derecho, Psicología. Disponible en: http://www.apastyle.org

Guías de Citación y Referenciación de Bibliotecas Universitarias Españolas

Guía esquemática rápida de cita y referenciación

Estilo APA
Norma ISO 690:2013
Estilo Harvard Leeds

Estilo MLA
Estilo Chicago
Estilo Vancouver


Citas, referencias bibliográficas y Harvard con MS Word
Los trabajos de investigación constan necesariamente de un aparato crítico muy desarrollado y elaborado al que se debe prestar una especial atención. En este sentido resulta de utilidad conocer las opciones de gestión de citas y referencias bibliográficas de MS Word, uno de los procesadores de textos más utilizados. En la siguiente referencia puede descargarse una breve guía que aborda cómo crear referencias bibliográficas con MS Word, cómo incluir una cita bibliográfica en el texto de la investigación y cómo adaptar el estilo de cita y referencia a los distintos estilos Harvard.

Integración de gestores bibliográficos no nativos en MS Word


Índices de citas
Los índices de citas son instrumentos de descripción que recogen la información bibliográfica de los autores citantes (deudores) y los autores citados (acreedores) en los trabajos de investigación, siendo muy habitual el análisis de citas en las publicaciones periódicas y literatura gris científica. Ello hace posible conocer los autores más citados, la bibliografía utilizada por los investigadores en una determinada temática, la red genealógica de referencias entre autores, crear rankings de documentos más citados. Para elaborar un índice de citas es necesario analizar en cada documento científico la bibliografía citada para su contabilización, así como la verificación de uso, aspectos de duplicidad y autocita. 

Índices de citas de la WOS (Web of Science). Los índices de citas de la Web of Science son considerados de gran importancia para la evaluación científica, debido al análisis de citas que se realiza sobre las principales bases de datos científicas que recoge la WOS (Biological Abstracts, Biosis Previews, CAB Abstracts, Current Contents Connect, Inspec, Medline, Scielo, WOS Core Collection, entre otras). La Web of Science es mantenida y desarrollada por la empresa Thomson Reuters y constituye la mayor colección de contenidos científicos disponible y accesible de forma unificada desde un portal científico de consulta. A partir de la base de conocimiento de la WOS se desarrollan diversos índices como el Journal Citation Reports, Science Citation Index Expanded, Social Sciences Citation Index, Arts and Humanities Citation Index, Conference Proceedings Citation Index.

Índice de citas de ScienceDirect. Desarrollados por la empresa Elsevier, distribuye una base de datos de gran relevancia desde el punto de vista científico. Se trata de Scopus, para la que también desarrolla el índice de citas Scopus Citation Index

Índices de citas alternativos. Los índices de citas alternativos proporcionan una información complementaria al dominio de los índices de citas de la WOS, Scopus y Google Scholar (Que por otra parte también lo incluyen). En este sentido el investigador de la Universidad de California Jorge E. Hirsch, publicó en 2005 un método de medición de calidad para los investigadores (aunque también se aplica como índice de citación para los rankings revistas, véase SCImago), basado en el número de citas que reciben sus artículos, denominado Índice h. De esta forma, "Un científico tiene índice h si el h de sus Np trabajos recibe al menos h citas cada uno, y los otros (Np - h) trabajos tienen como máximo h citas cada uno" (HIRSCH, J.E. 2005). Ello significa que el índice h es el número de publicaciones del investigador en relación al número de citas que éste recibe. Cuanto mayor sea el número de citas recibidas en todas las publicaciones, mayor será su índice h. Por ejemplo un índice h igual a 5 supone que el investigador posee al menos 5 publicaciones científicas que han recibido al menos 5 citas cada una. El índice h permite determinar la influencia de los autores en un área de conocimiento específica, adquiriendo factores correctivos como la limitación del cálculo con publicaciones de un determinado periodo o la sobre-ponderación de citas de autores con mayor índice h y la infra-ponderación de la autocita.

Índices de citas temáticos

Guías de Índices de Citas de Bibliotecas Españolas


Normalización de la firma científica
El desarrollo de los análisis de citas y el seguimiento de la producción científica, así como su eficaz comunicación depende en gran medida de la normalización de la firma del investigador. Esto es el nombre y apellidos con los que se firman todos los trabajos de investigación. En este sentido la FECYT (Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología), viene desarrollando una relación de recomendaciones para la normalización de nombres de autor e instituciones que proporcionen fórmulas que permitan unificar las firmas de investigación. No obstante la gran cantidad de variantes y formas de una mismo nombre de autoridad ha dado como resultado el desarrollo de métodos de identificación electrónica de la firma científica del investigador. De esta forma todas las variantes del nombre de una autoridad son redirigidos hacia la forma aceptada y normalizada. Se corresponden a este tipo de soluciones las iniciativas de ORCID (Open Researcher and Contributor ID), IRALIS (International Registry of Author-Links to Identify Scientists) y ResearcherID (Desarrollado para la WOS por Thomson Reuters). En el ámbito de Ciencias de la Documentación, se dispone de un Directorio Exit de profesionales e investigadores que además de proporcionar una ficha de la identidad científica de la autoridad, referencia el identificador de perfil en IRALIS, Mendeley, Google Citations, ORCID, y ResearcherID entre otros. En otra categoría diferente pero relacionado con la firma científica, se encuentran las redes sociales de investigadores que aúnan de identidad digital con el repositorio científico del investigador en un único perfil. Los más conocidos son Academia y ResearchGate


Documentación científica en acceso abierto
Una gran parte de la Documentación Científica se encuentra sujeta a comercialización por medio de los canales de pago por suscripción habituales en las principales multinacionales del sector. En contraposición, en el año 2002 tuvo lugar la conocida Iniciativa de Budapest para el acceso abierto y en el año 2003 la Declaración de Berlín sobre acceso abierto, dando como resultado el movimiento internacional OAI (Open Access Initiative), que tiene por objeto lograr la libre difusión de materiales y documentos científicos de cualquier tipo (especialmente artículos de revistas científicas), así como la libertad de elección de los autores e instituciones para determinar el modo de difusión. 


Los repositorios y archivos OA
Los repositorios y archivos digitales de acceso abierto son espacios virtuales, con soporte de base de datos, en los que se puede depositar documentación científica a modo de copia o no, disponible en otros formatos. De esta forma se convierten en depósitos de todo tipo de materiales de investigación, aunque en gran medida exista un predominio de los tipos derivados de los artículos de publicaciones periódicas. De hecho suelen registrarse las distintas versiones de un artículo, o lo que es lo mismo, desde versiones tempranas (pre-prints), hasta los artículos finales y por ende artículos aceptados. Debido a la amplia variedad documental aceptada, los repositorios cambiaron la denominación de archivos digitales de pre-prints a repositorios digitales de eprints, siendo muy comunes en todas las universidades de todo el mundo.  


Protocolo OAI-PMH y Software OAI 
El protocolo OAI-PMH fue desarrollado como un método de acceso a los repositorios digitales de acceso abierto para poder recopilar, recuperar y compartir información en todos ellos de forma rápida y eficaz. El modelo OAI-PMH determina varios componentes para su funcionamiento; 1) Programa recolector, 2) Repositorio con contenidos descritos y estructurados en XML-DublinCore, 3) Variables de petición de datos, 4) Repositorio con protocolo OAI-PMH, 5) Formato XML de respuesta. El programa recolector (harvester) permite recopilar y almacenar en base de datos la información de los repositorios digitales que disponen de protocolo OAI-PMH instalado, actuando como un sistema de referencia de información. La recopilación se produce de acuerdo a una serie de variables de petición de datos http_GET con las que se puede indicar la obtención de un registro del repertorio en concreto, listar todos los registros o listar los identificadores de los registros o documentos del repertorio. La información es devuelta de acuerdo a un formato XML de respuesta que puede ser utilizado para mostrar una respuesta en pantalla o bien su almacenamiento en base de datos del recolector. La documentación disponible en el repositorio debe estar descrita y estructurada en formato XML y etiquetas Dublin Core básicas, sin que pueda ser recuperable la información a texto completo en primera instancia. Algunas herramientas que funcionan de acuerdo al protocolo OAI-PMH están diseñadas para crear buscadores de repositorios, recuperar registros en formato MARC-XM, entornos gráficos para realizar búsquedas directas sobre repositorios, entre otros. 

Además del protocolo de OAI, se vienen desarrollando diversos programas de código abierto para crear repositorios conforme al protocolo OAI-PMH, que permiten expandir el desarrollo de la iniciativa de documentación científica en abierto. Algunos de los programas informáticos más importantes son Eprints (Repositorio de eprints), Dspace (Repositorio digital), OJS (Gestión de revistas), OMP (Gestión de editoriales), OCS (Gestión de congresos), OHS (Gestión de repositorios). Algunas de las aplicaciones mencionadas pueden ser probadas en la distribución portable de software documental AMPdoc.


Ejemplos de registro de repositorios abiertos OAI

Ejemplos de repositorios institucionales internacionales

Ejemplos de repositorios institucionales españoles

Ejemplos de repositorios de revistas científicas

Ejemplos de repositorios de tesis doctorales

Ejemplos de repositorios temáticos del área de Ciencia y Tecnología

Repositorios temáticos del área de Humanidades y Ciencias Sociales
  • Economía ▶ RePEc Research Papers in Economics. Disponible en: http://repec.org/
  • Economía y Ciencias Políticas ▶ London School of Economics and Political Science. Disponible en: http://eprints.lse.ac.uk/
  • Ciencias de la Documentación ▶ e-LiS: e-prints in library & information science. Disponible en: http://eprints.rclis.org/

Bibliografía

  • SANZ CASADO, E. et.al. 2002. Creacción de un índice de citas de revistas españolas de Humanidades para el estudio de la actividad investigadora de los científicos de estas disciplinas. En: Revista Española de Documentación Científica. 25(4). Disponible en: http://redc.revistas.csic.es/index.php/redc/article/viewArticle/278

No hay comentarios: